jueves, 27 de febrero de 2014

Hoy, pequeña E

Hoy, pequeña E, era el día en que supuestamente deberías haber llegado, la polémica fpp, pero hace tres meses y medio que me despedí de ti. Cuando perdimos a B, pensaba que no podría pasar por lo mismo otra vez, y aquí estoy, a veces me pregunto como es posible, pero así es.
Y me levanto cada día, eso si las manos aún se me van solas al vientre. No, ya no estás ahí. La barriga todavía no ha recuperado su forma preembarazo, a lo mejor ya no vuelve a ser la que era.
Y desayuno mirando las noticias y pensando que hay mucha gente pasándolo peor que yo, y que tengo que estar agradecida. Voy a despertar a P y la veo tan preciosa, tan sana, feliz, que me contagia. La llevo al colegio, me cruzo con alguna embarazada, nudo en la garganta, trago y respiro hondo. Algunos días voy al gimnasio, me viene bien, en todos los aspectos. Vuelvo a casa y sigo con las tareas domésticas. En la tele hablan de una famosa que ha sido madre y de lo super feliz que está, quito la tele, pongo la radio. Suena alguna canción que me recuerda a mis estrellas, nudo en la garganta, ojos llorosos.
Recojo a P y al poco llega papá a casa, la tarde transcurre entre juegos, baños, cenas. Algunas veces salimos al parque. P disfruta mucho. Me encuentro con alguna conocida. Me doy cuenta otra vez de que solo me entienden los que han pasado por lo mismo, nudo en la garganta. P me hace reír muchas veces, que ocurrencias tiene!. En wasap hablan de lo maravillosa que es la segunda maternidad, nudo en la garganta, ojos llorosos. A veces no tengo paciencia con P, lo sé, le contesto de mala manera, y al segundo comprendo que soy yo la que no está bien, que nadie tiene la culpa. A veces no trato bien a papá pero él si sabe lo que pasa. Cuando me meto en la ducha ya no lucho contra el nudo, dejo que salga y lloro, lloro hasta que el corazón se encoje, me cabreo con esto que me ha tocado vivir, y entonces me encuentro un poco mejor. Me miro al espejo. Mañana otra vez tendré los ojos hinchados.
Y así han ido pasando los días. A veces pienso que cuando pase el tiempo, miraré atrás y me arrepentiré de no haber disfrutado mas de P por haber estado tan triste, y me propongo estar mejor al día siguiente. Casi lo consigo. En fin, poco a poco.
Te echo muchísimo de menos preciosa E, la carita más pequeña y la vez mas preciosa que he visto. Os echo de menos mis niñas.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Tan igual y tan distinto

Mi pequeña E., solo han pasado 9 días desde que te tuve en brazos por primera y última vez y me parecen una eternidad. Tengo la misma sensación que la otra vez, que todo ha sido un sueño que ha acabado en la más dura pesadilla. Miro mi cuerpo y apenas queda resto del embarazo, solo un kilo en mi tripa que me da pena perder. Me cuesta creer que hace nada estuviera embarazada. ¿Por qué me pasa esto? ¿será porque era muy consciente de lo que podía pasar?.
No paro de mirar tu foto porque empiezo a olvidar tu imagen. Tu boquita y barbilla iguales a las de papá, tus deditos como los mios. Me da pena no haber hecho más fotos y no haber pasado más tiempo contigo, pero se que esta sensación me habría quedado de todas las maneras.
Vuelvo a estar igual que el año pasado, sufriendo cada vez que veo una embarazada, un bebé, etc... Esta vez he sido rápida y he dejado de seguir las páginas de facebook de maternidad, partos, mochilas portabebés y lactancia que sigo. Pero no puedes escapar de todo y duele, incluso lo que no quieres que duela. Duele el anuncio de la serie "La comadrona" como un puñal en el alma. Vuelvo a comprobar que solo los que han pasado por lo mismo pueden ponerse en tu lugar, y vuelvo a oír comentarios que molestan aunque sean de muy buena fe.
Y se que aun falta mucho para salir del agujero, que la otra vez empecé a salir después de la fpp. Pero también se que la otra vez tenia claro que lo volvería a intentar cuando me encontrara con fuerzas, porque aunque había leído muchos casos en los que se repetía, los médicos me decían que no tenia por que y yo los quise creer, no los creí del todo, pero quise creerlos. Ahora todo es distinto, no confío en los médicos, no confío en mi cuerpo, no confío en nada y la idea de quedarme como estoy con mi niña terrenal y mis pequeñas estrellas me ronda, y a la vez, me mata por dentro.

lunes, 11 de noviembre de 2013

Un año y un día

Un año y un día después mi peor pesadilla se hizo realidad. Confieso que lo había imaginado desde el día que el test salió positivo, pero también confieso que había luchado con toda mi alma para imaginar un final feliz. Todo el embarazo ha sido una lucha contra los malos pensamientos. Incluso me forcé a comprar algo de ropa a E porque quería tener fe en su llegada. Total a B no le compré nada por superstición. Sólo pude comprarle un gorrito, pero para mí fue un gran paso.
Sólo han pasado 5 días y ni lo he asumido. Me miro desde fuera y me doy mucha pena. Lo que he vivido es de lo más duro que puede vivir una persona y a veces creo que estoy demasiado bien, pero sé que es pronto, que aún me cuesta creerlo, que lo peor está por venir. Que luego vienen los bajones cada vez que algo te recuerda tu dolor, que vienen los comentarios de la gente sin mala intención pero que tanto duelen.
Este último mes ha sido horrible, quiero escribirlo todo para así recordarlo siempre. Tengo muchos sentimientos dentro, entre ellos mucha rabia, muchísima, contra toda la gente que me decía que era muy negativa por pensar que me pudiera pasar otra vez lo mismo, entre ellas los mismos médicos, rabia contra esos médicos que parecen saber menos que yo sobre el tema y se contradicen mil veces. 
La única paz que me queda es que esta vez si me despedí. Es algo que tenía claro, un espinita clavada con B de la que no lo hice. Un momento que guardaré siempre en mi memoria.

lunes, 7 de octubre de 2013

Por dónde empezar

Llevo mucho tiempo sin entrar por aquí y no por qué no tenga nada que contar. Mi blog es mi desahogo, donde pongo palabras a mis pensamientos pero algo me impedía sentarme a escribirlos.
Para empezar doy las gracias a la vida porque hoy, a 7 de octubre de 2013, a las 10 de la mañana sigo embarazada y aparentemente todo va bien. Son ya 19 semanas y estoy llevando un buen embarazo en el plano físico.
Desde el momento en que perdí a mi pequeña, hace 11 meses, supe que un embarazo ya nunca sería lo mismo. Antes de esto para mí el embarazo era el estado ideal de la mujer. Era tan bonito llevar a tu bebé dentro de tí.... Todo cambió de repente y el embarazo me daba pánico, ahora sólo era un duro trámite para poder tener un bebé.
Tardé en decidirme a buscar otro embarazo, pero llegó tan rápido que no me dió tiempo a pensarlo mucho.
El primer trimestre ha sido más fácil de lo que pensaba. Creo que ha sido porque tenía asimilado que no me iba a pasar nada durante los primeros meses, que si me pasaba sería a partir del segundo trimestre. También creo que ha sido más fácil porque una parte de mí no creía que estaba embarazada, o no quería creerlo. Me sorprendía a mí misma envidiando a mujeres con sus tripas grandes, acto seguido pensaba "pero si yo también lo estoy! Bueno, pero ella seguro que tiene a su bebé y yo no lo se" Era una lucha entre querer hacer como si no pasara nada por si acaso y sentirme culpable de no conectarme con mi renacuajo.
Y así llegó el segundo trimestre y todo empezó a cambiar. Supimos que es otra niña y tuve muchos sentimientos encontrados (de los que ya hablaré) pero ya me es más difícil no conectarme con ella. Ya noto sus patadas, mi tripa ya es muy evidente y ya adoro a la tercera parte de mi corazón con locura.
Conforme se acerca las 21 semanas, cuando todo se derrumbó, los nervios y angustias han hecho aparición y voy todo el día en una montaña rusa de sentimientos. Imaginé que sería difícil pero no tanto la verdad. Intento no pagarlo con mi princesa que está en pleno proceso de adaptación al cole, con lo que ello conlleva, y algunos días acabo llorando como loca de tanto guardarme todo.
Y a todo esto se une que se acerca el aniversario de la pérdida de mi pequeña y entonces es una bomba a punto de detonar.

jueves, 4 de julio de 2013

8 meses

 
Mi niña de luz, ayer te lloré mucho. Rondan por facebook unas preciosas imágenes de un bebé de 19 semanas que sobrevivió unos minutos. Fue durísimo verlas. Como me arrepiento de no haberte despedido como merecías. Espero que esas fotos sirvan para que más madres de despidan de sus bebes como es debido. Me doy cuenta de que no podre perdonarme por ello igual que te echaré de menos siempre.
Este día 4 es algo diferente, tengo una ilusión que antes no tenía, y es que tu hermanit@ cumple hoy 6 semanas dentro de mí. Este embarazo está siendo complicado emocionalmente, pero intento involucrarme con el pequeñín igual que lo hice contigo y con tu hermana. Creo que se merece lo mismo, se quede o no.
Mil besos mi estrella, hoy te dejo una canción que me emociona muchísimo, me llega al alma.
 
 
 
 
 
 

domingo, 23 de junio de 2013

Noche de San Juan

Hace un año justo, esta noche de San Juan estaba en la playa celebrando esta fiesta. Hicimos una hoguera y la saltamos y yo pedí para mis adentros quedarme embarazada. Estaba ovulando ese fin de semana, y a las dos semanas tuve mi positivo, ya estabas en mi vientre. No se me ocurrió pedir que todo saliera bien, por qué iba a ir mal, que ingenua era por aquel entonces.
Esta noche por ciertas circunstancias no hemos podido ir a la playa pero encenderé una velita como hago tantas noches desde que te fuiste y pediré que todo salga bien, que mi bebé arcoiris nazca sano. No soy especialmente supersticiosa, pero cuando tienes tanto miedo te agarras a un clavo ardiendo.